Ensayo sobre las despedidas frente a un lugar que se derrumba

 

Eva Castañeda B.

 

Ningún muro es tan fuerte para no caer, así se desmorone lentamente y de a poco, poquísimo. Así sea el derrumbe más callado; sus cicatrices, fisuras, algo un poco roto por donde empieza el desplome.

Por ejemplo, el Coliseo romano es una construcción cuya caída ha sido paulatina, pero que a pesar del deterioro se mantiene en pie. Esta obra es de las más importantes de la arquitectura romana y para su construcción se utilizaron las más variadas técnicas.
Hoy día pedazos de él han caído; las causas se atribuyen a la contaminación ambiental, cambio climático, filtraciones de agua y a la erosión.

Pedazos del Coliseo han caído.

Yo me río porque claro,
¿qué esperaban? Tiene más de 2000 años.
Tú no te ríes porque nunca te ríes,
las caídas te asustan y crees que hay algo
cuyo nombre desconozco
y crees que hay algo
que nunca, nunca caerá.
Pero yo te miraba mientras
un fragmento del Coliseo caía a nuestros pies.
Yo te miraba mientras
una piedra, luego otra, otra,
una caída débil, algo estúpida.
y tú no te ríes porque nunca te ríes.
Algo de esto me recuerda a Heráclito
su río, el devenir y aquella palabra que suena
muy fuerte: impermanencia.
Al final, Roma y Grecia una caída
y tú que no te ríes porque nunca te ríes.

 

Hoy el Coliseo se encuentra abierto los 365 días del año, abre de 8:30 am a 7:15 pm., para evitar las filas el ticket se puede comprar online: http://www.rome-museum.com/es/entradas-coliseo.php

 

 

 

Enero-Abril 2017   •Comité Ed. •Filosofìa •Literatura •Números Anteriores •Contacto Links
Creative Commons License Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 México.
1 sjdkflflg