Blackstar
El mundo muere con nosotros
Anthony Burgess

Por Juan Carlos Hidalgo

 

Me lo dijo una mujer en Chinatown:
-David ahora quiere esculpir el silencio-
                     recogí la ropa limpia, me marché y, por supuesto, no le creí.
48 horas después
                  nos entregó una estrella negra de 39 minutos 17 segundos
                                                                                                      en la que quedamos prisioneros
                              sabiendo que algo estaba mal
pero que le gustaba calzar zapatos con un par de calaveras de diseño
                                                                           –aun así aquella asiática se había  equivocado-.

Había dicho suficiente:
                                                 I can`t give anything away
transcurrieron 48 horas más y ya no estaba con nosotros
                                               dancé de ida y vuelta por varias calles del vecindario
sobre Houston y Lafayette seguí  un reguero de polvo de estrellas
                                     fuí un extranjero prófugo repitiendo unas líneas de Villaurrutia:
…y que me invada luego como el silencio frío
al cuerpo desvalido y muerto de algún muerto.

En algún momento –y ya sin batería en el teléfono-
seguí extraviado en sueños de un Nocturno muerto dicho por Alladin Sane
                                                           toqué una cuantas de notas de un saxófon absurdo
          sólo para que El duque respondiera:
                                                                     -The blackout hearts, the flowered news-.

En el ordenador un desfile de 2 millones de tuits
                   miré fijamente el flujo en la pantalla
                                         tan sólo pude pensar en la orfandad y las grandes ciudades
           jamás estamos listos para la derrota
                                                                                        ni para ser héroes por una vez
las dudas se acumulan más allá de la edad.

Habré que andar las calles nuevamente
                                     sin hallar los pasos lentos de Mr. Jones
                                                                antes de instalarme 8 horas detrás de un mostrador
a morir lentamente recibiendo solicitudes.

Busqué la ribera del Hudson
                                            y lancé el hilo de mi caña
                                                                             para pescar decena de canciones
                                 Nada picó
                                                           el océano de la memoria estaba abandonado.

Regresé sin sombra ninguna
                espaciando mis pasos lo más posible
con la convicción  de ser absolutamente principiantes
                                                              recibiendo lecciones en un territorio ajeno
al que caímos en una tirada de los dados del destino.

El barrio seguía inmutable
                           nadie me recibió con un: Hallo spaceboy
como la nave destartalada no llegaba
                                    subí caminando para internarme en el espacio interior
con la seguridad de que allá alguien me estará esperando
                              a cada paso se hace más claro el mensaje:
                                                                             Can you here, Major Tom?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Enero-Abril 2017   •Comité Ed. •Filosofìa •Literatura •Números Anteriores •Contacto Links
Creative Commons License Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 México.
1 sjdkflflg