El amor sacude y no es temblor
 porque los terremotos son mansos después de un tiempo

Por Eva Castañeda

 

Mirar hacia dentrofuera ver lo mínimo de la electricidad que alumbra la piel de una mujer que mira en lo adentro más adentro más adentro de un hombre que frente a ella orbita en el límite porque no hay otro modo de estallar. El mundo es también la calma de quien interrumpe el ruido para atravesar despacio muy despacio por
el desierto sin su noche por la calle con su caos  por lo aquí mientras un grillo en esta casa dice y su canto inunda algo en Gobi Atacama o Kalahari. El sonido de la vida la repetición de una sílaba que rueda por el cuerpo del mundo el cuerpo del silencio el
cuerpo de la planta el cuerpo una pausa chsss.

El amor un salto: viajar o perderse subir o quedarse el amor sacude y no es temblor porque los terremotos son mansos después de un tiempo. El amor no cierra los ojos y algo en él debería detenerse para no ser guerra para no matar la quietud el acto más perentorio la quietud. Mirar hacia dentrofuera ver a dos que se atraviesan sin espasmo ni agitación no el golpe nada de la prisa y sus embates nada.


Mirar hacia dentrofuera ver.

 

 

 

Agosto-Septiembre 2016 •Comité •Normas •Filosofìa •Literatura •Números Anteriores •Contacto Links
1 sjdkflflg ç